La libertad condicional se aplica a las personas privadas de su libertad, se conoce como un derecho carcelario, que consiste en cumplir la pena o sentencia en libertad.

Esta forma de cumplir la sentencia se establece como una prueba de que el delincuente se encuentra corregido y rehabilitado para la vida social.

Cumplir la sentencia en esta modalidad no modifica la duración de la pena, simplemente se conoce como otro método de hacerla cumplir de acuerdo con las disposiciones pertinentes.

¿Quiénes tienen derecho al beneficio de libertad condicional?

Toda persona privada de su libertad con una condena de más de un año, siempre y cuando se cumpla con los requisitos.  

Requisitos:

  • Haber cumplido la mitad de la condena impuesta (definitiva)
  • Conducta intachable en el penal en donde se está cumpliendo la pena
  • Haber aprendido bien un oficio
  • Haber asistido con regularidad y provecho a la escuela del establecimiento penitenciario

Puede concederse el beneficio de libertad condicional a aquellos que su condena sea mayor a 20 años y que ya hayan cumplido 10 años de la pena.  

Las personas que gocen de libertad condicional están obligadas a asistir con regularidad a una escuela nocturna, trabajar en talleres penitenciarios mientras no tengan trabajo en otra parte y deberán presentarse a la prefectura de policía del respectivo departamento una vez a la semana con un certificado del jefe del taller donde trabajen y con otro del director de la escuela nocturna, para comprobar que han asistido con regularidad y han observado buena conducta.

Si persona que se encuentra en libertad condicional es condenada por ebriedad, cualquier delito o no se presenta sin causa justificada durante dos semanas consecutivas a la prefectura de policía, se comporte mal, o no cumpla con las obligaciones que comprende la libertad condicional será ingresada nuevamente al penal a cumplir su condena y solamente una vez cumplida la mitad de esta condena podrá volver a solicitar su libertad condicional.